Entrevista a Andrew Reinhard

Entrevista a Andrew Reinhard

29/08/2019

Primero, hablemos un poco sobre ti. ¿Cómo es Andrew Reinhard como persona? ¿Cuáles son tus aspiraciones, aquello que te gusta? ¿Qué sueles hacer en tu tiempo libre?

R:Para cuando haga la conferencia en el VAG ya habré entregado mi tesis doctoral en la Universidad de York, Inglaterra, sobre la arqueología de los espacios digitales. Actualmente trabajo como editor de la Sociedad Numismática Americana, sede de una de las mayores colecciones de monedas, divisas y medallas del mundo. Procuro equilibrar mi tiempo digital con el tiempo que paso en la naturaleza. También suelo cocinar casi cada noche a la parrilla o en llama viva, desde la típica barbacoa hasta cordero griego y melocotones de Nueva Jersey de postre. No tengo mucho tiempo libre, pero me propongo cada año grabar un nuevo álbum, de un estilo musical diferente cada vez. Este año tengo un álbum electrónico en Spotify, Apple Music y Tindal llamado Assemblage Theory (bajo mi seudónimo de grabación Cyphernaut). En 2014 saqué un álbum gratuito, Punk Archaeology. Además, he hecho música folk y heavy metal. Creo que para 2020 me gustaría hacer algo bonito, para compensar la fealdad que hemos visto en el mundo desde 2016.

¿De dónde viene la idea de extrapolar la arqueología tradicional a los videojuegos?

R:Esta idea ha estado dando vueltas en mi cabeza desde principios de la década de los 2000, cuando el Prof. Ethan Watrall escribió sobre el entretenimiento interactivo catalogándolo como arqueología pública[1], y otros académicos como Colleen Morgan y Tom Boellstorff trabajaron en la comprensión de las culturas humanas y sus creaciones en sitios como Second Life, que no es un juego per se, pero en cambio es un espacio digital online persistente. En 2013 comencé a pensar en los videojuegos como artefactos arqueológicos, sitios y paisajes, como construcciones de origen digital que se podrían entender a través de la investigación arqueológica. Conmigo empezó la acogida de la arqueología en juegos como World of Warcraft, un descomunal juego poblado por humanos y no humanos ambientado en un mundo rico en conocimiento popular y dotado de ruinas e historia implícita. Este hecho me llevó a considerar los juegos como hábitats humanos secundarios y más tarde como espacios diseñados que podrían contener nuevas culturas completamente independientes y ajenas a las personas. Me gusta la idea de visitar juegos que perduran en el tiempo y dejarlos para volver años más tarde para descubrir que estos mundos que una vez conocí han cambiado y que puedo utilizar la arqueología para saber qué ha sucedido.

¿Qué es el arqueogaming?

R:El arqueogaming es donde la arqueología y los videojuegos se encuentran. Examina la manera en que los videojuegos retratan a los arqueólogos y la arqueología y cómo afectan a la percepción pública de lo que hacen los arqueólogos. El arqueogaming también trata los videojuegos como artefactos arqueológicos y como ejemplos del patrimonio cultural moderno.

¿Qué métodos arqueológicos pueden utilizarse para el estudio de los videojuegos?

R:Cuando excavamos en el cementerio de Atari, utilizamos métodos tradicionales de la arqueología de rescate[2], que incluía máquinas excavadoras. También utilizamos la fotogrametría o técnica que consiste en comparar imágenes antiguas de un paisaje con el aspecto del lugar en su momento actual, en este caso en 2014, para determinar dónde cabar. Cuando se investigan videojuegos, podemos estudiar el hardware como lo haríamos con cualquier otro tipo de artefacto físico, interpretando el contexto en el que se encontró, la cultura que lo produjo y podemos revertir sus contenidos. La arqueología de los videojuegos también persigue comprender el software subyacente en dos niveles, siendo el primero el mundo que crea el software y cómo la gente interactúa con él y el segundo el código fuente real que crea el mundo digital para que las personas lo habiten. Combina la formación arqueológica tradicional y la experiencia con la programación y la informática.

¿De qué manera pueden los jugadores contribuir o participar en las tareas de arqueología digital?

R:Una de las cosas más emocionantes que suceden en el arqueogaming hoy en día es la investigación arqueológica de videojuegos de mundo abierto. Muchos de estos juegos utilizan la idea de “generación por procedimientos” para crear paisajes y poblarlos de naturaleza, fauna, edificios, artefactos e incluso nuevas culturas. Ahora, en juegos como No Man’s Sky, disponemos de 16 jugadores-arqueólogos para encontrar y llevar a cabo un trabajo de campo real y excavaciones de asentamientos humanos del juego que han sido abandonados. Siempre estamos buscando ayuda de la comunidad de jugadores, de aquellas personas que tengan un profundo conocimiento del juego y deseen entenderlo arqueológicamente. Los distintos juegos tienen diferentes mecánicas o maneras de interactuar dentro de un espacio de juego, por lo que cada proyecto es diferente con su propio nuevo conjunto de desafíos. Imagina ayudar a arqueólogos mientras trabajan lanzando un hechizo de protección en un área para que los monstruos no los ataquen. O imagina caminar a través de un terreno digital y encontrar un artefacto del juego o una zona con un error gráfico, y registrarlo para que el equipo lo explore más a fondo.

¿Has visto la película Ready Player One? ¿Crees que hay algún secreto arqueológico escondido en ella?

R:La he visto un par de veces. La primera vez fue en un cine IMAX y llevé una libreta conmigo. Conocí al guionista Zak Penn y el autor del libro Ernie Cline en Nuevo México durante la excavación de Atari, y estaban tramando la idea de hacer la película. Una de las cosas que me llevé de RP1 es el hecho de que la arqueología digital nunca desaparece realmente. Las cosas que usamos y los juegos a los cuales hemos jugado desde la década de los setenta todavía están con nosotros y existen codo con codo con el entretenimiento interactivo digital moderno. Con los juegos y otros medios de comunicación modernos existe una sensación de nostalgia, algo que los arqueólogos de la antigüedad no sienten necesariamente. Puede que un secreto arqueológico de la película sea que desde el 2019 en adelante, todo es arqueológico (incluyendo los medios de comunicación), y que la arqueología de las cosas digitales requieren un pie en el mundo natural y otro en el sintético, con un enfoque mixto que estudie estos dos mundos al mismo tiempo.

¿Qué descubrimientos son los que más te han sorprendido?

R:Me encanta que la computadora más antigua encontrada hasta el momento sea el mecanismo de Anticitera, de unos 2.000 años de antigüedad. Me gusta el hecho de que los humanos y la tecnología se remonten tan atrás como los humanos han existido, y que las personas siempre hayan sido inteligentes en el uso de las tecnologías para sobrevivir y sacar lo mejor de la humanidad. En cuanto a mi propio trabajo, me sorprendió que las preguntas arqueológicas que hacía mientras excavaba en Italia y Grecia fueran similares a aquellas de los juegos que exploro y a las poblaciones humanas que los habitan y que estudio. Me agradó el hecho que los videojuegos (y cualquier otro tipo de software) son patrimonio construido, es decir, que los videojuegos están diseñados y construidos por personas para que los utilicen y habiten otras personas. Son nuestras nuevas casas. Pasamos mucho tiempo viviendo a través de las pantallas hasta el punto que el software que tenemos en nuestros teléfonos, tabletas y ordenadores se convierte en nuestro segundo hogar, en los palacios que desearíamos tener y los lugares de fantasía a donde no nos podemos permitir escapar. No digo que sea una cosa buena, hay problemas fundamentales con nuestro deseo de escapar, pero la creatividad en crear estos espacios digitales es asombrosa. Al igual que las pirámides, las personas hicieron estos nuevos monumentos.

En la última convención del  E3 el juego Cyberpunk 2077 fue anunciado, una visión del futuro de acuerdo con lo que pensamos sobre el mundo en la cultura actual. ¿Cuál es el papel de un arqueólogo digital en un juego de estas características?

R:Creo que corresponde a los arqueólogos coger un artefacto de juego como Cyberpunk 2077 y colocarlo dentro del contexto de su creación: ¿dónde están los creadores de juegos en 2019, cuál fue la influencia cultural en el guión y el diseño del juego, para proyectar un mundo del juego ambientado en el 2077? Me encantaría comparar la creación de un entorno digital de 2077 desarrollado por CD Projekt con una completamente diferente, por ejemplo por una firma indie. Lo que vemos es la creación de dos realidades establecidas al mismo tiempo basadas en el momento en que se encuentra ahora mismo la humanidad. ¿Dónde nos vemos en futuro, cómo ven los desarrolladores y diseñadores de mundos digitales a su público en la actualidad? ¿Dónde están las intersecciones entre 2019, 2077 y los precedentes que influyeron en la creación de este software-hábitat? ¿Qué nos cuentan los artefactos del juego, y cómo podemos fusionar lo que aprendemos con las historias orales de los creadores de juegos y aquellos que juegan el juego para crear un registro arqueológico? La arqueología de las cosas digitales (y de los medios digitales) debe producirse codo con codo con la creación de estas cosas o de lo contrario se pierden detalles.

¿Qué descubrirá la gente en su conferencia en el VAG Experience?

R:Espero traer una nueva forma de ver la arqueología en 2019 y lo que puede llegar a ser en un futuro. Veremos la excavación de Atari de 2014 como punto de partida, como una manera de entender cómo la humanidad se encuentra en la intersección de varios mundos a la vez a través de las cosas que creamos, y de qué manera lo digital es inevitable incluso para aquellos que no utilizan activamente esta tecnología. Veremos imágenes y vídeos inéditos del cementerio de Atari, y comprenderemos cómo esos juegos son el resultado de miles de años de creatividad humana y la forma en que redujimos todo eso a basura. Aprenderemos cómo la nostalgia crea tanto unidad como división, y cómo la arqueología se encuentra en el peligroso borde político de pasar a la observación objetiva a promover activamente una visión de cómo pudo haber sido el pasado.

 


[1] La arqueología pública o arqueología comunitaria es una disciplina relativamente moderna que se puede definir como el estudio de las relaciones entre la arqueología y la sociedad actual en todos sus ámbitos, si bien trata toda una serie de cuestiones muy amplias relacionadas con las implicaciones sociales, políticas y económicas de la arqueología.

[2] Es un proceso en el que se intenta salvar la mayor cantidad de vestigios de cultura material que puedan estar en peligro inminente por una obra