Entrevista a Daniel García Raso

Entrevista a Daniel García Raso

27/08/2019

Daniel García Raso es historiador, arqueólogo teórico y escritor. Tiene dos libros sobre videojuegos: ‘’Yacimiento pixel, los videojuegos como cultura material’’ y ‘’Eso no estaba en mi libro de historia de los videojuegos’’.

También escribe ficción como su primera novela "Vergüenza ajena", así como artículos académicos y divulgativos; y contribuciones a monografías como "Twin Peaks. 25 años después todavía se escucha música en el aire".

Compagina su actividad como escritor con su profesión de corrector literario freelancer para editoriales como Héroes de Papel, Editorial Almuzara, NeoCook & NeoSounds o Gaia Ediciones.

 ‘’Yacimiento pixel’’ fue el primer libro que escribió sobre videojuegos, tuvo buena acogida y de ahí salió el segundo libro con la editorial Almuzara, a quienes les pareció buena idea que escribiera el libro para una colección que tienen ellos que se llama ‘’Eso no estaba en mi libro de historia’’ y quisieron sacar uno de videojuegos.

Dani, en uno de los capítulos de tu libro ‘’Eso no estaba en mi libro de historia de los videojuegos’’ hablas sobre el papel de la mujer en la industria de los videojuegos, que además va a ser el tema principal del VAGExperience este año, cuál es tu percepción acerca de este tema. 

R: Mi percepción es que se le ha valorado poco desde adentro y fuera de la industria. El periodismo de videojuegos, que son los que dan voz a los videojuegos como producto cultural tampoco se lo han dado. A raíz de Game Studies , que su intención es estudiar los videojuegos desde una percepción antropológica, sociológica, empresarial y del diseño, se empezó a ver que desde el principio hubo mujeres importantes en la industria tanto a un nivel creativo y empresarial. Por ejemplo, Dama fue una mujer que trabajó en juegos como Sony en cuestiones de diseño o Amy Henning, creadora de Uncharted.

Sobre el machismo en los videojuegos la misma Amy lo dice, y yo también, no creo que los videojuegos sean machistas, lo que sí es machista es la cultura gamer, que muchos detestan porque va asociada a esa imagen de machismo. Pero como en otros sectores es ahora cuando se está recuperando el papel de la mujer en el videojuego, sólo hay que ir a Ada Lovelace, que es una mujer que probablemente sin ella no existirían los lenguajes de programación y sin esto no existirían los videojuegos.

Ella planificó y desarrolló unas instrucciones para una máquina, y es lo que hoy conocemos como un algoritmo, para los que no lo saben, los ordenadores funcionan con un lenguaje binario. Y sin ella los videojuegos serían simples juegos. 

Justo eso te quería preguntar, en el libro también hablas de que los videojuegos no son juguetes sino juegos, exactamente defínenos a que te refieres.

R: Un juguete lo juegan los niños, sin embargo, los juegos no tienen porque ser de niños, pensad en cualquier deporte o incluso pensad en el ajedrez, todos esos son juegos que los niños suelen jugar, pero no necesariamente son de niños.

En el juego entran unos roles que también están presentes en el juguete, pero el juguete está destinado sólo a los niños. El videojuego puede funcionar como juguete porque están destinados a los niños, pero no tiene porque ser exclusivo algo de ellos. 

Los primeros videojuegos como Pong tampoco se pensaron para niños sino para la familia, el primero que se puso fue en un bar como una máquina recreativa, y después con el desarrollo de los videojuegos, Atari se enfocó a los niños, cuando llegaron Sega y Nintendo, Sega quiso alejarse de esa idea de que los videojuegos eran para niños cuando sacó Megadrive. 

Entonces hay que desmitificar que cuando vemos a una persona con 50 años jugando en el Smartphone algún juego decirle ‘’eso es para niños’’. 

R: Hay gente que me dice que eso ya está superado, pero es verdad que todavía a nivel televisivo y la gente en la calle tiene la idea de que los videojuegos son algo banal, superficial, con el que pierdes el tiempo y no se aprende nada. A mi me hace gracia que hay gente que va muy docta y piensan a los videojuegos como una amenaza digital que va acabar con la imaginación y la creatividad cuando es justo lo contrario, los videojuegos si algo los caracteriza es que han creado mundos y posibilidades de jugar con roles que otros medios u otras artes como son la literatura, el cine, la música, no han podido hacerlo.

¿Los videojuegos pueden ser el octavo arte?

R: Sí, los han estigmatizado de una manera absurda, teniendo en cuenta todo el trabajo creativo, el diseño o la composición de la música, los bocetos, la escritura del guion y la creación de la inteligencia artificial que tiene mucho de artístico y creativo. 

Yo no veo que todos los videojuegos sean arte, pero todos son un producto cultural, si tú comparas Gris y FIFA, en uno vez una intención artística que no ves en otro, algunos son más artísticos, buscan más la reflexión y tienen una estética más clara y otros buscan mas la diversión. 

Daniel ha adquirido los derechos del libro ‘’Arqueogaming’’ de Andrew Reinhard, quien es considerado el primer arqueólogo digital, para traducirlo al español. Ambos se conocerán personalmente en la primera edición del VAGExperience, donde hablará sobre la consolidación de los videojuegos como género cultural y su evolución histórica.

Escucha la entrevista completa aquí